Thich Nhat Hanh y el amor

En estos momentos me encuentro finalizando una formación de Mindfulness y Desarrollo Personal en la Universidad de Almería. Como trabajo final  he decidido elaborar un texto donde explicar qué es el amor a los niños y niñas basado en la sabiduría de Thich Nhat Hanh.

Este monje budista nos invita a conocer los cuatro elementos del amor verdadero: la bondad (Mairtri), la compasión (Karuna), la alegría y el sentimiento de que eres parte del otro, que el otro es parte de ti.

Me encantaría que estos días si lo sentís, pudierais aportar experiencias de amor con vuestros hijos e hijas por este blog, compartir cómo os sentís escuchando las palabras de este monje y si percibís que sois promotores del amor en vuestras vidas.

Estas aportaciones enriquecerían mi visión del amor, y seguro que os acercan a ser más conscientes de esta emoción en vosotros, en vuestra vida.

Gracias por vuestra generosidad,

Os dejo los dos vídeos del maestro budista y espero que los disfrutéis.

Noemi desde el corazón.

Anuncios

5 thoughts on “Thich Nhat Hanh y el amor

  1. Hola, Noemí. Por mi parte, no tengo hijos, pero precisamente estoy trabajando con niños muy pequeños, menores de 3 años, con musicoterapia. Mi mayor experiencia de amor es la aceptación total del otro, de simbiosis, de conexión profunda. Y con los niños, te reconozco que eso me nace solo. Simplemente mirar a sus ojos, poner la intención de amar desde el respeto, dejar que la cara gesticule y fluyan las emociones, conectarte con su mirada, escucharlo, dejar que proponga, acompañarlo sin invadirlo … Para mí, los peques son auténticos maestros, que me están permitiendo replantearme qué es realmente el AMOR con mayúsculas. Cuando me miro a mí mismo y a otros adultos, siento cómo hemos perdido en gran parte esa capacidad de amar, de sencillamente ser, y quizá miramos a los demás desde lo que nos pueden aportar, como si fueran perfiles de características que cumplen o no nuestras condiciones. Pero se nos olvida mirar el ser, ese que se expresa desde la desnudez del alma, y que precisamente por su vulnerabilidad es por lo que es capaz de fusionarse con el otro, de sentirse conectado a todos y a todo. Te dejo un abrazo.

    1. Juanma, qué profundidad en tu sentir y en la experiencia que explicas, cuando en ocasiones nos cuesta poner palabras a lo que sentimos, en ti fluyen mostrando amor en cada una de las que has elegido. Gracias por contarnos tu vivencia, transmites gran sabiduría interna, pasión por tu profesión y eres claro ejemplo de lo que explica Thich Nahn Hanh, entiendes la bondad, la alegría, la compasión y la libertad dentro de las relaciones personales. Te deseo lo mejor y que tu propósito de vida llegue a muchas personas, gracias por tanta sinceridad.

  2. Hola Noemí. Te cuento mi reflexión sobre el tema esperando que te ayude. Yo tengo una hija y un hijo. Mi visión de la maternidad cambió nada más nacer mi primera hija. La crianza que a mí me inculcaron, no era el tipo de crianza con la que yo me encontraba agusto con mi hija. Así que empecé a hacer lo que me salía del corazón, siguiendo mis instintos, y leyendo sobre la crianza respetuosa o con apego seguro. Esto último me ayudaba a comprender lo que yo estaba sintiendo y a reforzar las ideas que en mí se iban modificando.
    En referencia a los cuatro elementos del amor, me resulta curioso ver que es así como aman lxs niñxs:
    1.- Capacidad de hacer que a la otra persona feliz.
    2.- Compasión. A veces lxs niñxs no entienden su propio sufrimiento. Sin embargo mis hijos me han sorprendido en ocasiones animándome en días bajos, apoyándome incluso cuando no entendían muy bien qué era lo que ocurría. Transformando mi sufrimiento.
    3.- Alegría.
    4.- Ser parte del otro.

    Quizás mirando a lxs niñxs, aprendamos a amar de esta manera tan profunda.
    Espero que mis reflexiones te ayuden.
    Un abrazo.
    Judith.

    1. Gracias Judith, mi intención con este artículo es darnos cuenta del amor que ofrecemos, cómo lo ofrecemos y cómo se lo acercamos a los niños o niñas. Veo que encuentras similitud entre el amor infantil y el propuesto por Thich Nhat Hanh, quizás conforme nos convertimos en adultos se nos olvida la forma más natural de amar.
      Tus hijos tienen suerte de ver en ti un ejemplo de amor compasivo, alegre, libre y empático.
      Me ayuda mucho, gracias de nuevo y a seguir disfrutando de ese amor en familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s