Retiro mindfulness en silencio en Haro

En el mes de octubre me fui de retiro, a experimentar 6 días en silencio desde la óptica del mindfulness. En marzo asistí a mi primera experiencia a un retiro durante el fin de semana, me encontré tan a gusto que decidí probar uno más largo. Este de marzo tuvo un encanto especial por la gente que conocí, su forma de ser , su alegría, experiencia, me acerqué desde otro plano a lo que son. Puede ser que en algún momento se rompiera el silencio, y lanzara alguna mirada indiscreta a alguien, pero fue lo que nos permitió saber más del otro, otra y mantener una relación a día de hoy.

Este retiro comenzó muy tranquilo, el viaje fue calmado, sin prisas, un martes, leyendo en el bus porque no podría leer durante estos días. Incluso el viaje con Gonzalo, gracias por llevarme en tu coche, me encantó conocerte. Cuando llegué, todo era conocido, el espacio, la organización, las hermanas que nos abren su casa, salvo caras nuevas de personas dispuestas a vivir esta experiencia.

El primer día completo fue duro, sesiones de meditación desde las 7h de la mañana hasta las 22h30 de la noche, sentía todas mis resistencias, hacia la práctica, hacia la duración, tuve que aprovechar las pausas para descansar, pues mi cuerpo me lo pedía. La práctica de la meditaicón implica una adaptación del cuerpo, la postura continua, la conciencia corporal.

Los días centrales pude intervenir guiando algunas prácticas, me sentí cómoda y agradecida de la oportunidad, para mí significa seguir aprendiendo en otros contextos, esta vez el silencio. Fue la primera vez que planteaba una observación, un estar, sin poder recibir una respuesta oral, una sensación extraña para mí (en momentos posteriores las valoraron con gratitud).

Me encantó poder dar paseos conscientes en solitario, observar las hojas del otoño volar, la sensación de la tierra húmeda en mis pies, o cómo cayeron en dos ocasiones castañas delante de mis ojos, soltándose porque ya llegó el instante preciso.

El fin de semana me relajé y como parte de la organización hablé un poquito más de lo permitido, tuve que volver al silencio, pero sentía la necesidad de compartir con mis compañer@s la experiencia que vivíamos. Me costaba no poder interactuar, y conocer cómo se sentían, ya que en las prácticas no se podía romper ese silencio.

Mi valoración personal es de haber superado el reto, estar en un retiro de 6 días, donde profundizar en el silencio. Después de este me apetece investigar con otras personas, cómo plantean los retiros de mindfulness,o probar con otras disciplinas como el Vipassana, voy dando pasos según me siento en el momento, la necesidad que surge en mí y las personas que conozco.

Gracias por abrir este espacio  de conocimiento Fernando, hasta la próxima.

mafalda

En este retiro tuve la oportunidad de escuchar ese sonido Mafalda, cómo vibran en silencio, qué importante es el humor en todos los espacios, hasta en los retiros cuando ocurren tantas experiencias que no puedes comentar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s