Ser feliz trabajando, trabajar para ser feliz.

Hoy preparaba un curso de orientación laboral para personas desempleadas y en riesgo de exclusión social. Entre los contenidos tenemos que situarnos en nuestro momento actual, valorar los recursos que tienen, la formación que querrían realizar y cómo encontrar trabajo en una ciudad pequeña.

Es muy curioso el cambio de perspectiva que tiene una persona cuando su entorno tiene dinámicas de poco esfuerzo, cuando se tiene baja autoestima o no se puede decidir por una misma, si no que “se ha de obedecer” un dogma o creencia.

La vida te parece mucho más complicada de lo que es en realidad, es como si continuamente ataras nudos a la cuerda para poder transitarla y no lograras desatarlos de ninguna forma.

El autoconocimiento es un arma poderosa para poder romper estos  límites que te impones o te dejas imponer. Cuando logras dar pasos en tu crecimiento personal, atesoras valores que te dan fuerzas para seguir, encuentras tus habilidades, las desarrollas y te enfocas para conseguir los objetivos que te propones.

No quiero decir con esto que por el camino no tropieces, lo que ocurre es que te cuesta menos levantarte, se va creando en ti una gran confianza en tus posibilidades y los miedos se convierten en amigos que te encuentras en el camino. Te explican qué es lo que te falta para seguir adelante, y si tienes las orejas bien abiertas, coges impulso a por el siguiente reto.

Si he aprendido algo este tiempo dedicado a desarrollar la inteligencia emocional y el mindfulness, es que el trabajo te ayuda a ser feliz. Eso sí, ha de ser un trabajo que te estimule, que te permita ser creativo, y sobre todo fomente el despliegue de tus dones o habilidades personales.

Cuando no trabajas toca resituarte, hay personas que por su trabajo personal anterior, tienen muy claro cómo volver a trabajar y por dónde comenzar a caminar. Pero otras personas se pierden en el camino y entran en un bucle de desánimo, desesperanza y todo parece una montaña que no son capaces de escalar.

Un motivo por el cual soy feliz en mi trabajo, es ver la felicidad de los demás cuando asisten a los cursos o talleres. Con pequeños cambios en sus rutinas aprenden a relacionarse mejor consigo mismos, a entenderse mejor y quererse de otra forma.

Para conseguir esta felicidad en el trabajo:

  • Busco nuevas formas de hacer, expresar, ofrecer la misma propuesta.
  • Colaboro con personas de otros perfiles laborales que nos aportamos experiencia y conocimientos que nos nutren a los dos.
  • Me propongo metas a corto y largo plazo que pueda conseguir.
  • Expreso mis sueños a la gente de confianza porque quiero que se cumplan, y si se dan de forma diferente a lo soñado, acepto la transformación.
  • Vivo cada momento con intensidad y en plena conciencia presente.

Seguro que en tu profesión encuentras motivos para ser feliz y para ayudar a otros a serlo, las personas necesitamos viviendas en condiciones, servicios que nos aporten sustento y bienestar, cuidados, suministros, atención o aprender.

Espero que encuentres la felicidad en el trabajo y en tu vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s